Up icon 01

Reparto de alimentos a personas sin techo

Main voluntariado mallorca gooding

Gooding

España / refugio y asilo

Comparte y haz realidad este proyecto

Durante los últimos años, y acentuado por la coyuntura económica desfavorable, la presencia de personas sin hogar ha crecido considerablemente. No hace falta más que salir a la calle y, cada vez, nos encontramos con más personas que malviven en la ciudad.

Durante los últimos años, y acentuado por la coyuntura económica desfavorable, la presencia de personas sin hogar ha crecido considerablemente. No hace falta más que salir a la calle y, cada vez, nos encontramos con más personas que malviven en la ciudad. Durante el día solemos encontrar a estas personas pidiendo ayuda a la salida de supermercados, en semáforos, en zonas comerciales o en las puertas de las iglesias. 

Llegada la noche, esas mismas personas buscan un refugio en el cual poder resguardarse, siendo los cajeros, los parques o lugares cubiertos y oscuros los preferidos. Esto es para la mayoría, puesto que sólo una minoría acuden a centros especiales donde les ofrecen comida, alojamiento y aseo. Y, en ocasiones, no es que los ‘‘sin techo’’ no quieran acudir a centros de ayuda, sino que es tal la demanda, que éstos se han quedado pequeños y no tienen capacidad para acoger a todo aquel que pide cobijo. 

Llegado el invierno la situación se convierte en mucho más dramática. La caída de las temperaturas, en especial las nocturnas, junto a la humedad, afectan sensiblemente a la salud de las personas que, diariamente, duermen en la calle. Ello hablando de enfermedades respiratorias (pulmonares, bronquiales,...), pero ¿qué decir de las enfermedades que son consecuencia de vivir entre suciedad y focos de infección?¿Y de la falta de higiene?¿Y de una mala o deficiente alimentación?

La ayuda ofrecida por la administración pública es insuficiente para subsanar esta situación, así que la iniciativa privada como las ONGs y diferentes asociaciones de ayuda, se han convertido en básicas para proporcionar esta ayuda que resulta fundamental para la supervivencia de este colectivo que, en Palma se estima alrededor de las 250 personas.

Acción propuesta: 

Dos noches a la semana, los voluntarios de Gooding se reúnen en un lugar común para dar inicio a la actividad. Previamente, se han establecido unas rutas por la ciudad y unos puntos de parada, en los cuales ya es conocida la presencia habitual de personas sin hogar. Estos son lugares como parques públicos, cajeros automáticos, plazas, espacios oscuros y recónditos de las calles. A esos lugares, y a esas personas, sin descartar la posibilidad de la existencia de nuevos “‘sin techo’”, se les lleva una ración de comida semanal. Con lo cual, se pretende abastecer a estas personas de alimentos fácilmente a su alcance. 

Las raciones se componen de un tupper con comida caliente altamente calórica o rica en hidratos de carbono (arroces, pastas o legumbres), una pieza de fruta y un refresco, zumo o batido. Cada ruta se compone de 3 voluntarios que, juntos, realizan la labor de voluntariado. Estos, una vez que localizan una persona sin hogar que vive en la calle, tienen la tarea de abastecerle con una ración, y tratar de averiguar la situación particular de éste para poder aconsejarle sobre a quién y dónde acudir para resolver su situación. Para ello, es necesaria la formación de cada voluntario, sobre todo en lo que se refiere en centros de acogida, comedores sociales, etc. Una vez repartidas todas las raciones, el voluntario rellena una ficha de control en la que se informa de las raciones distribuidas, los lugares donde se han repartido y otros datos que constituyen una información muy útil para próximas salidas.

1 Comentarios

Lucía Martín
Enhorabuena por vuestro trabajo !!! ;9
Responder

Deja un comentario

Iniciar sesiónRegístrate